Es el resultado de la planificación estratégica y consensuada en 2014 entre Canal Gestión Lanzarote y el Consorcio del Agua para ejecutar un ambicioso plan que permitiera reducir los índices de agua no controlada en la capital

La renovación de 65 kilómetros de tuberías de abastecimiento y otras actuaciones, como un mayor control del fraude, han logrado situar el índice de agua no controlada (ANC) de la ciudad en un 28%
En 2015, las pérdidas registradas en la red alcanzaban el 57% del volumen de agua suministrada diariamente
Rebajar los índices de pérdidas en la red de distribución permite a la empresa reducir en 2.730 Tn CO2 al año su huella de carbono
30 NOVIEMBRE 18 – La renovación de una parte importante de las tuberías de distribución de agua potable llevada a cabo en la ciudad de Arrecife en los últimos tres años ha empezado a dar sus frutos. Cinco meses después de que concluyeran los dos principales proyectos de sustitución de las redes de potable y tras realizar otras mejoras y ajustes necesarios, como un mayor control de fraudes, Canal Gestión Lanzarote y el Consorcio del Agua están en disposición de confirmar que se ha logrado reducir considerablemente las roturas y averías en las redes consiguiendo disminuir en más de un 50% las pérdidas que se registraban en la capital lanzaroteña.

En concreto, el agua no controlada (ANC), es decir la diferencia entre el volumen de agua suministrada en Arrecife y el agua facturada, se cifraba en un 57% en el año 2015; ahora, finalizando el mes de noviembre de 2018, este dato se sitúa en un 28%. Es decir, la reducción de las pérdidas se traduce en una media de casi 6.000 m3 al día de ahorro.

Lograr reducir las pérdidas, ocasionadas fundamentalmente por el mal estado de la red, cuyo antigüedad provocaba fugas, ha sido posible gracias a la ejecución de los proyectos “Renovación de las redes de distribución de agua para el abastecimiento de la zona centro-casco de Arrecife” y “Renovación de las redes de distribución de agua para el abastecimiento de la zona centro-norte de Arrecife”. En conjunto, estos dos proyectos, consensuados y aprobados por el Consorcio del Agua, han necesitado una inversión de más de 6 millones de euros permitiendo sustituir un total de 65 kilómetros de la red.

Por otro lado, es importante resaltar que la reducción de pérdidas lograda no sólo supone un ahorro en agua potable en sí, sino que tiene un impacto directo en la huella de carbono que es inherente a la gestión del ciclo integral del agua. Se trata de una mayor eficiencia energética, que repercute en el cuidado medio ambiental, dado que permite reducir en 2.730 Tn CO2 eq anuales la emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera en cuanto al proceso de producción de agua potable se refiere.

Renovación de tuberías, una prioridad

Canal Gestión Lanzarote y el Consorcio del Agua consideran que las renovaciones de las redes que, por antigüedad, quedan obsoletas sufriendo roturas constantemente es la herramienta más eficaz para luchar contra los altos índices de ANC.

En este sentido, se incide en la necesidad de continuar aunando esfuerzos entre las administraciones locales, el Consorcio del Agua y Canal Gestión Lanzarote para seguir planificando y ejecutando renovaciones en el sistema de abastecimiento, especialmente donde se sigan registrando índices notables de pérdidas.

De hecho, a día de hoy, y teniendo en cuenta que actualmente se sigue perdiendo un 28% del agua que se suministra a la ciudad de Arrecife, se hace necesario prever actuaciones que permitan seguir mejorando el funcionamiento de los 165 kilómetros de redes que no han sido objeto de renovación alguna, dado que la inversión comprometida por Canal Gestión Lanzarote aprobada por el Consorcio del Agua y con cargo al contrato para la gestión del ciclo integral del agua, para reducir las pérdidas en Arrecife, sólo ha afectado a 65 kilómetros de los 230 kilómetros de tuberías de abastecimiento que tiene la capital lanzaroteña.